Archivo de la categoría: Curiosidades

Aquellas ferias del Puerto 

Nunca fui muy feriante que digamos pero, en estos días pasados de feria, me estuve preguntando por la historia de nuestra fiesta local por excelencia.

Según parece, un Privilegio Real de Alfonso X El Sabio concedió a la ciudad, ya en 1281, la celebración de dos ferias de ganado al año. Así pues, desde el siglo XIII en adelante se fueron celebrando ferias de ganado en la ciudad de forma regular durante el mes de septiembre. Eran ferias comerciales, sin mucho ambiente festivo, donde se compraban y vendían todo tipo de ganado: caballos, vacas, mulos,… A finales del siglo XIX este comercio había decaído mucho y, de hecho, en 1916 se celebra la última feria de ganado en la ciudad.

Pasada la Guerra Incivil y lo más duro de la posguerra, el alcalde de entonces, Ignacio Osborne, decide recuperar la feria de ganado pero con un tono más festivo. La idea es competir con las cercanas ferias de Sevilla y la de la vendimia en Jerez y, al mismo tiempo, levantar el ánimo de la gente. Surge así la Feria de Primavera, tal como hoy la conocemos, pues pasa a ubicarse en esa época del año, justo en medio de las ferias antes mencionadas. Había contado con dos precedentes previos: unas ferias de ganado celebradas en el Coto de La Isleta en septiembre de 1943 y 1944 (¿tal vez, también en 1942?). Asi pues, el 17 de enero de 1945, por acuerdo municipal, se aprueba la Feria de Primavera, con esa denominación oficial, celebrándose ésta del 22 al 26 de abril. Mi padre tenía, entonces, unos meses de vida y mi madre acababa de nacer.

La feria se celebraba en dos partes y dos recintos distintos. Durante el día, la feria del ganado propiamente dicha. Se celebraba en unos terrenos en frente de lo que hoy es el Centro Comercial El Paseo, con una gran portada de obra que daba acceso al recinto. La gente acudía en coche de caballo, a pie o como podía; era como una romería. Las pocas casetas que había no tenían instalaciones para servir comidas, así que la gente se llevaba sus tarteras con lo que los andaluces en general y los portuenses en particular siempre hemos llevado para estos menesteres: tortillas de patatas, pimientos fritos, filetes empanados,… y vino fino, claro. A la hora de la comida se extendían mantelitos allí mismo, en la hierba, y toda la familia se tumbaba alrededor a disfrutar de las viandas. El recinto también contaba con atracciones propias de feria: coches de choque, el tren de los escobazos, el carro de las patás, la noria, el laberinto de cristal, los espejos de la risa,… Había trileros, floristas, fotógrafos,… Casi todos los niños de la época tienen una foto montando en un caballito que al efecto había instalado en el real; mi madre y sus hermanas, por ejemplo.

Por la noche, de vuelta a casa, se podía disfrutar de la Velada de la Victoria, en el parque del mismo nombre. Ésta era más parecida a la feria actual: espectáculo de alumbrado de feria, paseos románticos, bailes,… A un lado del parque, se construyó una caseta de obra, El Cortijo, que servía como caseta municipal de feria. Años más tarde, cuando se construyó la caseta municipal en el recinto de Las Banderas (construcción en la que participó mi padre como albañil), en recuerdo de aquella caseta, se reprodujo su fachada, que actualmente sigue usándose.

Con el paso de los años, la feria de ganado obstaculizaba la circulación de vehículos en la carretera para Jerez en esos días de feria. Así pues, se decidió el traslado de la misma a la zona de Crevillet, cerca de la desembocadura del Guadalete, junto a la playa de La Puntilla, la playa más popular del Puerto. Acontecimiento que se produce el 7 de mayo de 1966. Tenían mis padres veintipocos años. Aunque seguía habiendo exhibiciones de animales, la feria perdió el aire ganadero que siempre había tenido y adquirió un aire urbano y, sobre todo, marinero. Es en esta época cuando empiezan a desarrollarse las casetas al estilo típico del Puerto. Ya la gente no acudía cargada con sus tarteras de comida pero necesitaban algún sitio para comer; los que tenían la suerte de vivir cerca, lo harían en sus propias casas, pero el resto de la ciudad no tenía esos medios. Surge, así, la caseta abierta a todo el mundo, algo que caracteriza a la feria del Puerto y la diferencia de la feria sevillana, por ejemplo. Es en estos años cuando surgen casetas emblemáticas de la feria portuense y que hoy acumulan más de 30 años de historia sobre sus lonas: la caseta del Club Náutico, la de la Peña La Charanga, la de la Peña Binomio², la de la Hermandad de la Oración en el Huerto, Helo Libo, la más antigua de la feria y la que innova en modos de hacer que después copian todas las demás (la venta por adelantado de tiques de consumición, por ejemplo). El ayuntamiento colocó la caseta municipial en los terrenos del que había sido balneario portuense y sobre el que, más adelante, construirían un mercado de abastos, hoy sede de la policía local. En cualquier caso, la caseta más emblemática de todas, sin duda, fue Tierra, mar y vino. No sólo como caseta de feria, sino porque el resto del año se mantuvo como lugar de guateques para los jóvenes de los años 1960, donde se dieron a conocer grupos locales de música pop que cantaban canciones de la época y donde los jóvenes de entonces iban a bailar y, si se podía, a ligar. También servían comidas los domingos y hacían eventos: una de mis cuñadas y un tío paterno mío se casaron allí. En mi caso, aunque viví los años finales de esta feria siendo un niño, apenas tengo recuerdos de la misma.

Y llegó un momento en que el lugar se quedó pequeño. La feria provocaba molestias y trastornos a los vecinos de la zona, así que el ayuntamiento decidió trasladarla de ubicación a su sede actual, el recinto de Las Banderas. Corría el año 1981 y yo contaba diez años recién cumplidos. La feria tuvo entonces más espacio para expandirse y organizarse mejor. Desde entonces sólo hubo dos cambios significativos, ambos durante el gobierno de Hernán Diaz: la feria pasó a “apellidarse” del vino fino y, por motivos turísticos, se comenzó a dedicar la feria a otras ciudades. Para mí, los primeros años de esta feria tuvieron un valor especial porque mi padre montó caseta en dos ocasiones consecutivas, acontecimiento que viví con once y doce años. Amigos de Curro Luque se llamaba, en homenaje al malogrado torero, vecino de mi abuela, que no mucho antes había sufrido un aparatoso accidente.

Por lo demás, para todos los que contamos cuarenta años o menos ésta es la única feria que conocemos, es la que forma parte de nuestros recuerdos y nuestras vivencias. Pero no viene mal conocer qué ferias vivieron nuestros padres y nuestros abuelos. Quién sabe cómo será la de nuestros hijos.

Fuente:

Este artículo no se hubiese escrito sin la valiosísima información de Gente del Puerto, cuya página animo a visitar para una información mucho más amplia y acertada.

De marinerito para comulgar.

En estos días de comuniones, sorprende encontrar todavía niños vestidos de marinerito. Uno tiende a pensar que eso quedó anclado en su lejana niñez y ahora, tantos años después, se sorprende descubriendo que aún sigan de moda. Pero, ¿por qué un traje de marinero, haga el niño la comunión en un pueblo de costa o de interior? Pues no está nada claro.

Para empezar, es una costumbre típicamente española. En otros lares, los niños visten traje chaqueta o cualquier otra indumentaria. Se han dado múltiples explicaciones simbólicas al origen del uso de este traje: Jesús era pescador de hombres y, por tanto, los niños visten de marinero, aunque no tenga mucho que ver un marinero con un pescador; el niño emprende un viaje iniciático para acercarse a Jesús, un puerto donde estará seguro el resto de sus días, pero entonces no se comprende que las niñas no vistan de marineras; el traje blanco indica pureza, pero lo mismo podría indicarse con un traje chaqueta de ese color; el traje de marinero simboliza el espíritu de lucha contra las tentaciones que deberá mantener el niño a la largo de su vida para mantenerse fiel a Jesus, como si las niñas no tuviesen que vivir esa misma lucha,…

A pesar de estas interpretaciones, parece que la Iglesia Católica no ofrece ninguna indicación concreta para que los niños vistan de marineros o de lo que los padres deseen. Al parecer, la única indicación expresa de la Iglesia a este respecto es que niños y niñas acudan a la ceremonia ataviados de la mejor manera posible. ¿De dónde viene, entonces, esta idea de vestir a los niños de marinerito en su primera comunión?

Según parece, el uniforme usado por todas las Marinas del mundo se remonta a 1728, cuando es adoptado como traje oficial por la Marina inglesa. Durante la revolución francesa se rediseña haciéndose monocolor, todo azul o todo blanco. Hacia 1830 se empieza a usar el pañuelo típico del cuello. A partir de 1890 el traje empieza a extenderse como traje oficial y, a principios del siglo XX, su uso se generaliza en las Marinas de los principales países de Occidente. Pronto, el mismo traje arraiga en la moda infantil o femenina. En 1846, la imagen de Alberto Eduardo, Príncipe de Gales, con cuatro años de edad, ataviado con este tipo de traje extendió la moda de vestir a los niños de marineros. En la década de 1870 el traje de marinerito ya se había convertido en atuendo normal para niños y niñas de todo el mundo. Así, por ejemplo, a principios del siglo XX, el sailor fuku, el traje escolar de marinerita, se extiende como uniforme para niñas en todas las escuelas de Japón.

En cualquier caso, a España la moda empieza a llegar tarde. A finales del XIX empieza a generalizarse la costumbre de estrenar un traje nuevo para la primera comunión. A principios del siglo XX empieza a generalizarse el traje de color blanco y, a partir de la década de 1920, se empiezan a confeccionar trajes específicos de Primera Comunión. A partir de los años 50 se hacen trajes de fantasía, entre los que se impone el de marinerito. Es a partir de esa fecha que empieza a generalizarse su uso como vestido masculino propio para las primeas comuniones. Y así hemos seguido hasta hoy en que, dado nuestro afán por aparentar y ser más que el vecino, los niños visten no ya de marinerito, sino de almirante de la flota si es necesario.

Fuentes:

ABC, Catholic.net, Enciclopedia Católica OnlinePreguntas interesantes, Un gato nipón, WikipediaYumeki Magazine.

Genealogía de andar por casa

record-image_3q9m-csmj-s934-4

Registro bautismal. Foto: Wikicommons

Habitualmente, nuestros sistemas de creencias suelen influir en nuestro comportamiento y en nuestra forma de ver las cosas más de lo que solemos creer. Y, a veces, los sistemas de creencias de los demás también nos influyen, para bien o para mal. Es el caso de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, los mormones.

Según sus creencias, la familia tiene continuación tras la muerte. En sus propias palabras:

Sostenemos que todos los integrantes de las familias, tanto los que viven ahora, los que vivieron en el pasado y los que vivirán en el futuro, comparten un vínculo perdurable que abarca todas las generaciones.

FamilySearch

Es por eso que están tratando de recopilar la mayor colección de documentación genealógica del mundo, con la idea de reunir un archivo mundial de la humanidad.

Y, seguramente, lo conseguirán. Empezaron reuniendo microfilms en una bóveda de granito excavada en las montañas de Utah. Actualmente, ponen a disposición de quien lo desee, ya sea para buscar información, ya sea para colaborar voluntariamente, la página FamilySearch para digitalizar toda esta documentación y continuar ampliándola.

Y realizan una labor que no tiene precio. Para cualquier investigador, historiador, genealogista,… FamilySearch pone al alcance de cualquiera todo tipo de documentos que, de otra forma, obligaría a recorrer archivos, registros u otros organismos públicos, alejados muchas veces del lugar de residencia: padrones, libros de quintas, expedientes de hidalguía, testamentos,… Para un friki de la documentación, poder acceder a todo este tipo de documentos de tu ciudad o tu provincia sin tener que salir de casa es una de las maravillas de la tecnología moderna.

Así pues, es posible que las creencias de otros te pongan al alcance de tu mano la posibilidad de acceder a información sobre tus bisabuelos que no sospechabas que tenías al alcance de los dedos.

Tipografía de quita y pon

Tendría unos 10 años cuando mi padre trajo a casa un buen puñado de letras transferibles. No sé si se lo habrían dado en una imprenta o lo traería de los americanos de la base. Pero, en esa edad de las maravillas, donde cualquier nimiedad te parece un hallazgo, en casa disfrutamos de lo lindo de aquella especie de calcamonias.

Hace unos días, hablando con mi mujer sobre moldes de letras para sus manualidades de scrapbook, recordé las viejas letras transferibles y me dio por buscarlas en la red.

Resulta que las transferibles o calcomanías secas eran una herramienta utilizada en dibujo técnico o por diseñadores gráficos para elementos de dibujo repetitivos. Al parecer existían diversas marcas, Letraset, Decadry, Mecanorma,… ninguna de las cuales me suena de los viejos moldes que usaba en mi infancia. Pero, según parece, la creadora del invento fue Letraset, allá por 1961.

Sea como fuese, yo las utilizaba para diversión en casa y para trabajos del cole. En los tiempos en los que pocos tenían ordenador y nadie soñaba con procesadores de texto mínimamente decentes, en aquellos días en que los trabajos de clase los hacíamos a mano o con una vieja Olivetti Lettera 40, disponer de tipografía elegante no estaba al alcance de cualquiera. Y si, además, nadie en el cole parecía conocer la existencia de las transferibles, te hacías a la idea de que disponías de un tesoro que no estaba en manos de todos. ¡Con qué poco te ilusionas de niño!

Hoy, echarle un vistazo a estas herramientas del pasado me ha traído recuerdos de infancia.

Más dulce que una pera

Como cada quincena, hacía la compra hace unos días en una gran superficie y, como habitualmente, eché fruta en el carro. Pero esta vez me quedé leyendo pensativo el nombre de la variedad de fruta que tenía en la mano: pera conferencia. ¿No resulta un nombre un tanto raro para una fruta? Así pues, el filólogo que llevo dentro me llevó a preguntarme: ¿por qué a la pera conferencia se le llama precisamente así? Es más, ¿por qué las distintas variedades de frutas tienen esos nombres tan curiosos: ercolina, blanquilla, granny smith, royal gala,…? Así pues, me puse a investigar.

Para empezar, descubrí que cada fruta posee una amplia variedad de tipos. Podéis echarle un vistazo a este listado de Botanical online o a la página Frutas y Hortalizas, donde podéis pasar horas descubriendo las propiedades de las diversas frutas, listados de todas sus variedades, información amplia sobre cosecha, comercialización,… Pero seguiríamos sin saber por qué los nombres de las diversas variedades.

Descubrí también que existen dos ciencias complementarias, la pomología, más propia del ámbito anglo-francés, y la fruticultura, más propia de nuestro ámbito. Ambas se ocupan del estudio de la fruta, pero ninguna nos da indicación sobre el origen etimológico de los nombres de sus variedades.

Están también las denominaciones de origen. Pero esto es una forma de denominar a una determinada comercialización de un producto frutal concreto. Y ni en la página del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ni en la de la Asociación Española de Denominaciones de Origen explican el origen del nombre de las variedades frutales.

Descubro también que la Unión Europea establece unas normas de comercialización para las frutas y hortalizas, tal como puede consultarse en su reglamento, en cuyo anexo I establece normas específicas para algunas frutas concretas y ofrece listados amplios de sus variedades. Pero ninguna explicación del origen de sus nombres.

Así pues, me puse a buscar en la Wikipedia variedad por variedad. Sorprendentemente, en la enciclopedia virtual se hace difícil encontrar las variedades de peras más habituales, pero en cambio es fácil encontrar las de manzanas: reineta, Royal Gala, Granny Smith, FujiPink LadyMcIntosh (la que, supongo, daría nombre a otra famosísima manzana),… Un vistazo a estas variedades le hace a uno comprender que los nombres obedecen a múltiples factores: el de su descubridor, el del lugar donde se cría, por sus características,…

Pero, aún así, seguía si saber el origen del nombre de la famosa pera. Hasta que una búsqueda en San Google aclara la cuestión: precisamente, la página peras conferencias (sí, parece que existía una página específica y yo dando vueltas) explica el origen del nombre:

Esta variedad no recibió un nombre hasta 1895, y se le puso finalmente el nombre de “Conferencia” con ocasión de la Conferencia Nacional de Peras Británicas.

Así pues, ahora conoceís un poco más a esta pequeña y sabrosa fruta y yo he saciado mi curisosidad.

Fuentes:

Botanical online, Frutas y Hortalizas, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Asociación Española de denominaciones de origen, EUR LexWikipedia y Peras Conference.

Imagen:

Frescum

La X del miércoles y los taxis de Madrid

2014-07-16 17.47.29

Al consultar un calendario, alguna vez os habréis preguntado qué pinta ahí una X en la secuencia L M X J V S D. Claro que es fácil adivinarlo y no tiene demasiada ciencia: para no confundir un día con otro (martes y miércoles) y poner dos M seguidas, se atribuye una X a miércoles y listos. Eso es lo que yo ya sabía y no hubiese escrito este artículo para tan poca cosa. Pero lo que me preguntaba es ¿por qué una X? ¿por qué no otra letra? Si en la palabra “miércoles” no hay ninguna x, ¿por qué utilizarla para su abreviatura?

Consultando a la docta casa, ésta me confirma que:

El uso de la X para el miércoles responde a una mera convención para evitar la confusión con el martes cuando se utiliza el símbolo monolítero. No nos consta otra motivación en su elección.

Me confirma, además, que, como símbolo monolítero del miércoles, se utliza la X.

Así pues, se impone indagar por otros medios. Pero, al parecer, como en tantas otras cosas, nadie se pone de acuerdo en esta cuestión. Básicamente, tres son las teorías que suelen ofrecerse a este respecto:

  • Por influencia del rey Alfonso X El Sabio. Fue tan grande la influencia del rey castellano en la normalización del idioma que cuando se quiso abreviar el día se pensó en la X de Alfonso X y se empezó a utilizar en su honor.
  • Por el nombre de Cristo en latín. En muchos textos medievales el griego Χριστος se traducía al latín Christi, “Cristo”, y éste se abreviaba en la forma Xpi. Así pues, se empezaría refiriendo al Miércoles de Ceniza como Miércoles de Cristo y, de ahí, a utilizar la X de Xpi para ese miércoles y, después, hacerla extensible a cualquier otro miércoles.
  • Por el dios al que está dedicado el día. Miércoles era el día que los romanos dedicaban al dios del comercio, Mercurius, cuyo nombre procede de la palabra merx, “mercancía” en latín. De ahí que se utilizase esa última x para representar al día en cuestión.

Cualquiera de éstas parece una explicación un poco enrevesada. Siguiendo a Okodia, me quedo con una mezcla de la primera y tercera explicación. Es posible que los traductores de la Escuela de Toledo buscasen una abreviatura para el miércoles que evitase la confusión con el martes. Para ello, es posible que buscasen la etimología de la palabra y se acordasen del lat. MERX y decidiesen, pues, utilizar esa x para el miércoles. Y después dijesen al rey que utilizaban esa letra en su honor.

Ahora bien, éste puede ser el origen de la expresión. Pero, cuándo comienza su extensión. Pues posiblemente, a partir de la década de 1970. Entonces, tal como recoge este foro, se hace obligatorio para los taxis de Madrid mostrar en el lateral trasero qué día debía librar ese taxi, es decir, qué día no debería recoger pasajeros, so pena de multa. Así pues, se pinta en esa zona del coche y en el portón trasero una L, una M, una J,… para indicar el día libre. Y, para evitar confusiones con el martes, recuperando la tradición alfonsina, una X para el miércoles. De ahí se extendería después a los calendarios impresos.

Por cierto, que ésta es una costumbre típicamente española. En países del caribe utilizan una W (de Wednesday) o una K. En otros países de habla hispana, en cambio, no hacen distinciones y escriben L M M J V S D o también Lu, Ma, Mi, Ju, Vi, Sá, Do.

Fuentes:

OkodiaWordreferenceCon propósito de enmiendaFundeu20 minutosEntropíaWikilengua del españolTiene miga la cosa.

Leyendas urbanas y DNI

 

Seguro que más de una vez has oído esa leyenda urbana según la cual el número que aparece al final de la segunda línea inferior de la parte trasera de tu DNI corresponde a la cantidad de personas que se llama como tú. Pero nada más lejos de la realidad.

En primer lugar, porque a ningún gobierno le interesa controlar qué cantidad de gente se llama de la misma manera. Y, además, porque, de interesarle, la forma más práctica de hacerlo sería mediante una base de datos, no anotando en el documento un número que puede ir variando. Y, en segundo lugar, porque ésa es una línea mécanica para lectura de máquinas y ese número sólo tiene valor comprobatorio.

Pero vayamos por partes. En primer lugar, si quieres conocer todos los entresijos del DNI electrónico puedes consultar la página oficial del Ministerio o también puedes echarle un vistazo a este artículo de PI Lila, donde tienes una explicación gráfica de todos los apartados del DNI. Por otro lado, si quieres saber cómo se calcula la letra del DNI, puedes consultar este otro artículo de Enchufa2, donde también explica cómo se calculan los demás dígitos. Finalmente, si lo que quieres es una explicación definitiva de cómo se calcula el algortimo del DNI, Josep Portella Florit te lo explica con todo lujo de detalles. No sólo eso, sino que, además, te ofrece una aplicación para Android para que fardes ante tus amigos adivinando el dichoso número.

Así pues, la próxima vez que alguien intente convencerte de que en tu DNI aparece cuánta gente se llama como tú, no tienes más que hacerle ver que es una leyenda urbana de las que circula por la red.

Añadido (8/10/2016): 

Por otro lado, este artículo de Branddocs te explica en qué consiste el código CAN del nuevo DNI 3.0.

El embrujo del ganchillo

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

El retorno de los charlatanes

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Siglos Curiosos

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Strambotic

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

La pizarra de Yuri

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Wardog y El Mundo

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Gente del Puerto

Habitantes de El Puerto de Santa María

Librillo de Ramón Buenaventura

Ocurrencias y blablás diversos

miBrujula.com

todo lo que se cuece en la red

Oink! | navegando por ti desde principios de siglo |

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Yorokobu

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Fritipiti

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Siliconeando

Bitácora sobre manualidades de Carmen Rodríguez