La Barcelona de mi memoria

En septiembre de 2013 visité Barcelona. Fui con mi mujer y ambos guardamos muy agradables recuerdos de la que, para nosotros, siempre será la ciudad del amor. Descubrimos en aquel entonces una ciudad fantástica, con mil sitios que visitar y llenísima de gente.

La principal pega que encontramos fueron los precios exorbitados, no tanto de la comida como, sobre todo, de las bebidas, y eso que no somos de tomar alcohol. También, en cierto modo, nos sorprendió la cantidad enorme de gente por todas partes. Cuando uno viene de una ciudad pequeña como El Puerto se siente siempre un poco apabullado cuando visita Madrid o Barcelona y se ve envuelto en esos ríos enormes de gente deambulando de aquí para allá un día laborable cualquiera. Sobre todo, porque tanta gente junta en El Puerto sólo la vemos en verano un día festivo en el centro. En Barcelona, en cambio, nos encontramos con rusos, ingleses, italianos, hispanoamericanos,… y también, claro, catalanes. Y aunque iba uno pegando el oído para escuchar in situ un poco del idioma local, no hubo forma. Mis ganas de oír catalán quedaron reducidas a la megafonía del metro y a la TV3.

Lo que más me sorprendió de la ciudad y más valoramos fueron sus gentes. En ningún momento notamos crispación en las calles, ni nos sentimos rechazados por no ser catalanes o no hablar el idioma. Desde el primer día comprendimos que aquello era más cosa de los políticos que de la gente corriente. Es cierto que nos movimos más por lugares turísticos y en ellos nos sorprendía la facilidad con la que se pasaba a atender al cliente en español, en inglés o en otros idiomas. También nos gustó la tranquilidad en las calles. Pese a pasear en días laborables, no encontramos las prisas, la exasperación de conductores o el ajetreo que sí hemos encontrado en Madrid, por ejemplo, o, a veces, en mi propia ciudad, cada vez más ajetreada. Nos maravillaba lo cuidado que estaban los edificios. Mientras que en mi ciudad encontramos pintadas cochambrosas en edificios históricos que se caen a pedazos, allí vimos, sí, pintadas en puertas de garaje o en casetas de luz, pero no en edificios, todos bien cuidados, ni en los suelos modernistas de cualquier avenida, ni en monumentos. Y aunque allí mismo nos advirtieron que tuviéramos cuidado en el metro, no nos fuesen a robar, algo que, afortunadamente, no llegamos a conocer, nos sorprendió la amabilidad de la gente: no te bufan si, como pueblerino sin metro que eres, ocupas en demasía la escalera mecánica, alucinas viendo a un chaval disculparse por tropezarse con brusquedad con un anciano, no encuentras a gente pidiendo por los vagones,…

En definitiva, Barcelona nos pareció una ciudad muy atractiva no sólo para ir de visita, sino también para quedarse a vivir en ella. Es por eso que este choque de trenes, esta cerrazón de unos y otros de estos días produce mucha tristeza. Pensar que la próxima vez que visite Barcelona si quisiese enseñársela a mi hijo, tendría que ser con el pasaporte en la mano, hacerse uno a la idea de que no sería recibido como un compatriota, sino como un guiri más, como muchos de los que llenan el Parque Güell o el Paseo Marítimo, entristece. Mucho, mucho.

Anuncios

Etiquetado:,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

El embrujo del ganchillo

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

El retorno de los charlatanes

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Siglos Curiosos

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Strambotic

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

La pizarra de Yuri

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Wardog y El Mundo

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Gente del Puerto

Habitantes de El Puerto de Santa María

Librillo de Ramón Buenaventura

Ocurrencias y blablás diversos

Oink! | navegando por ti desde principios de siglo |

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Yorokobu

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Fritipiti

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Siliconeando

Bitácora sobre manualidades de Carmen Rodríguez

A %d blogueros les gusta esto: