Archivos Mensuales: marzo 2017

Contenidos para niños 2

children-403582_640En los años 70 y 80 María Luisa Seco nos contaba historias, Gloria Fuertes nos recitaba poemas, Rosa León nos cantaba canciones (aprendimos con ella la diferencia entre ciencia y brujería o lo remilgadas que pueden ser las reinas, por ejemplo), Torrebruno nos proponía juegos sin fin y el dibujante José Ramón Sánchez nos dibujaba sueños.

Nos divertíamos, como no, con programas como La mansión de los Plaff, Un globo, dos globos, tres globosLa cometa blanca, Barrio Sésamo o, como no podía ser menos, Los payasos de la tele, al tiempo que aprendíamos valores. Pero, sobre todo, aprendíamos ciencia con series como Érase una vez el hombre y sus diversas secuelas o programas como 3, 2, 1, contacto… o Los sabios o la afamada Cosmos de Carl Sagan. O nos asomábamos a la literatura con series animadas como Don Quijote de la Mancha, Ruy, el pequeño Cid, D’Artacán y los tres mosqueperros, La vuelta al mundo de Willy Fog,… por no mencionar las famosísimas Heidi o Marco. Programas y series que acercaban la ciencia o la literatura a los más pequeños.

Es cierto que hoy existen canales dirigidos expresamente a niños. Y cuentan con algunos buenos programas que educan en valores como Pocoyó, Peppa Pig, Doctora Juguetes, Yoko y sus amigos o la ya famosa La patrulla canina. Pero, por lo demás, suelen abundar las series de situación típicas y repetitivas. Los de mi generación echamos de menos programas educativos como los de otros tiempos. ¿Qué contenidos científicos encontramos hoy día en la tele, ni siquera para adultos, ni siquiera en la televisión pública? ¿El rato de “ciencia” de El hormiguero? En nuestra época contábamos con un maestro de la divulgación como Félix Rodríguez de la Fuente. ¿Con qué cuentan los jóvenes de hoy? ¿Frank de la jungla? Ya no hablemos de humanidades en general, ausentes eternas en la programación televisiva. ¿Cómo pretendemos, entonces, que nuestros niños tengan espíritu crítico o curiosidad científica? ¿O será que esto no nos interesa?

En definitiva, en nuestra infancia teníamos menos canales y menos opciones donde elegir pero disponíamos a nuestro alcance de programas y series de calidad que nos abrían la mente al conocimiento. Hoy, en cambio, mi hijo no cuenta con esas ventajas que tuve yo. Al menos, en la televisión generalista.

Imagen:

Pixabay.

Contenidos para niños 1

En los cada vez más lejanos tiempos de mi infancia, los niños de los años 70 u 80 disponíamos de todo un elenco de artistas que cantaban para nosotros: Parchís, Enrique y Ana, BotonesLos payasos de la teleRosa LeónTorrebruno o, más tarde, Teresa Rabal. Todos nos cantaban canciones compuestas expresamente para nosotros, que cantábamos no sólo con cinco o seis años, sino hasta con doce y catorce. Y no me refiero a canciones de adultos para que las canten niños, sino a canciones infantiles, pensadas para público infantil que luego tarareábamos en el cole. En todas las infancias ha pasado, en la de nuestros abuelos, en la de nuestros padres o en la nuestra: los niños siempre han cantado canciones infantiles, pensadas para ellos.

Hoy, en cambio, los niños más pequeños han de conformarse con los Cantajuegos o emisoras como Babyradio, que, en la mayoría de los casos, se limitan a recoger éxitos de los anteriormente citados. Pero, ¿qué cantan los que son un poco más mayorcitos, los que ya tienen más de cinco años? ¿Canciones de Sharika o Rihanna? ¿Reguetón? ¿Cualquier éxito de moda? Todo muy apropiado para niños pequeños, desde luego. Pero es la música que suena en las fiestas de fin de curso de los colegios, es la música que oyen en la radio o la televisión porque no hay programas especiales con canciones para ellos o es la música que luego acuden a interpretar en programas de la tele.

¿Qué ha pasado con las canciones infantiles de siempre? ¿Es que pretendemos que los niños sean mayores antes de tiempo? ¿Tenemos prisa por que abandonen la infancia? ¿Tanto necesita la industria vender sus éxitos que necesita invadir la infancia? No digo yo que volvamos a las canciones de Teresa Rabal. Pero entre Teresa Rabal y Rihanna debe haber un término medio, ¿no?

El embrujo del ganchillo

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

El retorno de los charlatanes

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Siglos Curiosos

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Strambotic

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

La pizarra de Yuri

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Wardog y El Mundo

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Gente del Puerto

Habitantes de El Puerto de Santa María

Librillo de Ramón Buenaventura

Ocurrencias y blablás diversos

miBrujula.com

todo lo que se cuece en la red

Oink! | navegando por ti desde principios de siglo |

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Yorokobu

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Fritipiti

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Siliconeando

Bitácora sobre manualidades de Carmen Rodríguez