Archivos Mensuales: febrero 2017

La Macarena y los marines

Según parece, se cumplen 20 años ya de ese éxito patrio cruzafronteras, La Macarena, de Los del Río. Todos recordamos su letra pagadiza y su ritmo machacón y todos en algún momento la hemos cantado o bailado.

Pero, sin desmerecer el mérito de los dos hermanos sevillanos, sabido es que la canción no es original de ellos. Siguiendo la tradición española de grupos de música cómica que después seguirían otros como La charanga del tío HonorioNo me pises que llevo chanclas, Puturrufú de fuá o Zapato veloz, allá por los años 1970 sonaba el grupo Desmadre 75, famosos por su conocida canción Saca el güisqui cheli. Entre sus éxitos, otra canción no tan conocida, Tengo una pena.

No hay más que oír sus compases para saber en quienes y en qué se inspiraron los hermanos sevillanos para su famosísima canción. Y, por si no queda claro, aquí una comparativa que elaboraron en su momento los de la revista El Jueves.

Pero, llendo un poco más lejos, ¿y si ambas canciones no fuesen más que una versión de una conocida canción infantil, Trabajando en las minas del pan duro? Canción que recuerdo  como telón de fondo de mi infancia.

Tal como explican Blas Fernández y Ángel Munárriz ésta sería, a su vez, la versión infantil de Semper fidelis, del compositor norteamericano John Philip Sousa, conocida marcha militar de los marines estadounidenses que data de 1888.

O más exactamente, en mi opinión, de la marcha típica para acompañar los ejercicios a paso ligero. 

Así pues, irónicamente, cuando los Clinton bailaron la famosa canción española no estarían más que bailando una versión paródica de una conocida marcha militar de su ejército. Quizá eso explicaría que la canción alcanzase el éxito internacional que alcanzó.

Actualización: 25 de febrero de 2017.

El trabajo nace con la persona

En estos días, no sé por qué será, no dejo de tararear la famosa canción de Raphael La canción del trabajo.

Así que, indagando un poco en sus antecedentes, me entero de que fue una adaptación realizada por Manuel Alejandro para Raphael allá por el 1966 de una canción ska que el grupo Cannoball Adderley sacó seis años antes, The Work Song, y que, como todos los ritmos jazzísticos, no suena nada mal.

La canción ha sido versionada en diversas ocasiones. Entre otras, por Nina Simone en el mismo año en que Raphael sacaba su versión.

Curiosa la diferencia en las letras de ambas canciones: una protesta de clase obrera la de Simone, una crítica social la de Raphael.

Buscando esta información me he acordado también del inicio de la película Joe contra el volcán, una versión de Eric Burdon del clásico de los 50 de Tennessee Ernie Ford, Sixteen tons, otra canción con letra reivindicativa.

Y, para acabar, os dejo un clásico del humor psicodélico patrio Es una lata el trabajar, que tampoco se aleja mucho del tema.

Y ahora a volver al duro trabajo, como siempre.

El embrujo del ganchillo

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

El retorno de los charlatanes

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Siglos Curiosos

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Strambotic

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

La pizarra de Yuri

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Wardog y El Mundo

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Gente del Puerto

Habitantes de El Puerto de Santa María

Librillo de Ramón Buenaventura

Ocurrencias y blablás diversos

miBrujula.com

todo lo que se cuece en la red

Oink! | navegando por ti desde principios de siglo |

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Yorokobu

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Fritipiti

Bitácora personal de José María Gálvez Caraballo

Siliconeando

Bitácora sobre manualidades de Carmen Rodríguez